Deja un comentario

¿Cómo llegaron los primates a vivir en sociedad?

Los primates presentan el más variado rango de comportamientos y estructuras sociales del mundo animal. En las últimas décadas, el estudio in situ de estas estructuras ha permitido descubrir muchas de las motivaciones que se esconden tras estas formas de vida en comunidad. Pero hay una pregunta a la que sólo se ha podido responder de una forma muy aproximada: ¿cómo se originó la vida social de los primates?

Un reciente artículo de la revista Nature propone una nueva respuesta a esta pregunta evolutiva.

Al tratarse de una pregunta sobre el origen de la vida social de los primates, los investigadores se enfrentaron a una dificultad importante: los comportamientos ancestrales no son directamente observables, ya que a diferencia de otros rasgos, no hay registro fósil que evaluar.

No obstante, parece ser que hay una fuerte evidencia de que los comportamientos sociales se han mantenido en el tiempo en la filogenia de los diferentes grupos. Así pues, el estudio examinó la vida social de 217 especies de primates actuales, combinando esta información con datos sobre el árbol evolutivo de los primates.

Estos datos fueron tratados utilizando métodos estadísticos bayesianos, con lo que los investigadores fueron capaces de evaluar modelos probables de evolución de los comportamientos sociales.

El resultado que se obtuvo con estos métodos ha llevado a proponer a los investigadores que el camino más probable que condujo a los primates a la vida en comunidad actual estuvo compuesto por dos pasos:

El primer paso tuvo lugar hace unos 52 millones de años: los primates pasaron de un estilo de vida solitario a formar grupos numerosos pero poco estables, formados por individuos del mismo sexo. En el segundo paso, que ocurrió hace unos 16 millones de años, los primates comenzaron a formar grupos más estables, en los que encontraríamos estructuras típicas de los primates actuales, como las parejas entre distintos sexos o los harems dominados por un macho dominante. Estos grupos más estables podrían haber facilitado la evolución de comportamientos cooperativos, que a su vez habrían inducido la aparición de características propias de los primates, como la formación de alianzas, la defensa cooperativa de los recursos o los cerebros grandes.

Pero, ¿por qué se dieron estos pasos? Según los investigadores, el motivo tendría que ver con el cambio de un estilo de vida nocturno a uno diurno. La vida durante el día proporciona más oportunidades para la búsqueda de recursos, pero también implica una mayor exposición ante los depredadores. Para poder sobrevivir en esta vida diurna, los primates necesitaron estrechar los vínculos sociales para poder perfeccionar estrategias de defensa frente a los depredadores.

Hasta ahora, las explicaciones más difundidas sobre el origen de la vida social de los primates se basaban en la hipótesis socioecológica, es decir: la evolución social estaría causada por otros fenómenos sociales (como el infanticidio por parte de los machos) y / o ecológicos (como la competición por los recursos). El presente estudio representa una explicación alternativa a la hipótesis socioecológica, al sugerir que las organizaciones sociales de los primates no cambiaron dependiendo únicamente del hábitat o de otras interacciones sociales.

Créditos:

Imagen de Tambako the Jaguar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: