Deja un comentario

La libertad y el significado de “inevitable”

dennettEn nuestra manera de entendernos a nosotros mismos hay una idea recurrente: la venerable idea del libre albedrío, según la cual las personas somos libres de elegir cómo actuamos.

Sergún el determinismo, todo fenómeno mental tiene una causa física, entonces esa causa “determina” nuestras acciones futuras, y en consecuencia nuestro comportamiento es inevitable.

Pero, ¿hasta qué punto es cierto el determinismo? ¿La causalidad física implica que nuestras acciones sean “inevitables”?

En este complejo panorama, destacan las ideas de un filósofo que, al realizar un análisis lingüístico del concepto “libertad”, ofrece una interesante y plausible salida a los aparentes dilemas insalvables que presenta la idea del libre albedrío: hablo de Daniel C. Dennett, que ha desarrollado sus ideas sobre la libertad en las obras La libertad de acción y La evolución de la libertad.

A las ideas de Dennett sobre la causalidad y lo inevitable vamos a dedicar este post, y para exponerlas me serviré de la obra Dennett, de Tadeusz Wieslaw Zawidzki, en la que Zawidzki expone los principales puntos de la filosofía de Dennett.

La idea de que si el comportamiento humano está determinado por eventos que le preceden, entonces todo comportamiento es inevitable y la libertad no existe, es el argumento central del llamado incompatibilismo. Dennett cree que el incompatibilismo utiliza una noción incorrecta del término “inevitable”: no tiene sentido hablar de inevitabilidad en términos absolutos, porque la inevitabilidad siempre es relativa a un agente.

Para Dennett, un agente es cualquier sistema que tenga intereses y que, por tanto, posea razones para actuar de una manera y no de otra (en los términos de Dennett, a un agente de este tipo se le conoce como sistema intencional). Así pues, la cuestión de si algo es inevitable o no depende de qué sistema intencional estemos hablando: más concretamente, la pregunta debería ser si tiene sentido decir que, para determinado sistema intencional, hay cosas que no son inevitables. Dennett cree que respondemos afirmativamente a la pregunta muy a menudo, incluso cuando sabemos que el comportamiento del agente está determinado.

Para mostrar porqué, Dennett utiliza uno de sus ejemplos favoritos. Imagine el lector a dos programas de ordenador, A y B, que juegan partidas entre ellos. Los movimientos iniciales de cada partida están elegidos al azar, lo cual genera una indefinida cantidad de partidas posibles y diferentes entre ellas. Los programas de ordenador son completamente deterministas en sus movimientos: cada movimiento puede ser predicho, basándonos en los movimientos que le preceden. Y, aun así, tiene sentido preguntarse si ciertos movimientos son evitables. Por ejemplo, supongamos que A gana a B el 90% de las ocasiones, por la tendencia de B a mover una figura concreta. Para los programadores de B, tiene sentido preguntarse si este comportamiento es evitable. Supongamos que los programadores reprograman B para compensar esta tendencia, y que por ello B gana a A las siguientes tres partidas. De nuevo, para los programadores de A tiene sentido preguntarse si las victorias de B eran evitables al cambiar, por ejemplo, ciertos movimientos de A. Así, el hecho de que los movimientos iniciales de la partida determinen cómo se desarrolla ésta, es irrelevante para las preguntas en las que los programadores están interesados. Ellos quieren saber algo sobre los diseños de los programas, en concreto: ¿son los programas tales que la derrota se pueda evitar, en circunstancias ligeramente diferentes?, ¿se puede modificar los programas de manera que futuras derrotas en circunstancias parecidas puedan ser evitadas?

Con el ejemplo, se puede ver que hay al menos un concepto de “inevitable” que no está implicado por el determinismo. Y es que si los programadores hablan de sistemas que están completamente determinados y predecibles como si pudieran evitar ciertos comportamientos, entonces el determinismo no implica lo inevitable, en el sentido de los programadores. Hay, por tanto, sistemas determinísticos que no implican inevitabilidad.

Por tanto, decir que el comportamiento de un sistema determinado como los programas de ajedrez no es, en el sentido de los programadores, evitable porque está físicamente determinado, sería cometer un error categorial: se estaría aplicando un concepto que pertenece al nivel del diseño para describir al sistema desde el nivel físico.

Dicho de otra manera: cuando un programador se pregunta si ciertos comportamientos son evitables, en lo que están interesados es en el diseño, no en la cadena causal de eventos físicos que determinan el comportamiento en una ocasión particular. Si el programa hace algo que los programadores no quieren que haga, si hay un punto débil en su diseño, entonces decir que el comportamiento es inevitable porque el sistema está físicamente determinado, equivale a no entender las preocupaciones de los programadores: ellos saben que el programa está determinado, pero lo que quieren saber es si se puede diseñar mejor para evitar en el futuro ciertos comportamientos.

La idea de la evitabilidad en el nivel del diseño es importante en el mundo biológico. La selección natural pone a prueba el diseño de los organismos, “reprogramando” las especies cada vez que el diseño provoca comportamientos no deseados (por ejemplo, caer presa de un predador). En la historia evolutiva, y hablando metafóricamente, la selección natural se pregunta si ciertos comportamientos son evitables, aunque estén determinados en un nivel físico. Por tanto, no se puede entender a los organismos sin utilizar el concepto de evitabilidad.

Dennett es un convencido evolucionista, por lo que aplica esta implicación de la evolución biológica al ser humano. La evolución ha seleccionado para nuestra especie (y para otras) la capacidad de aprender, lo que implica la capacidad de “auto-rediseñarnos” para, constantemente, aprender de la experiencia pasada para permitirnos crear el futuro que queremos tener.

Por este motivo, la cuestión de si algo es inevitable o no para nosotros sólo tiene sentido en el nivel del diseño: si podemos rediseñarnos para conseguir los futuros que queremos, entonces desde el punto de vista del diseño nuestro comportamiento no es inevitable.

Para acabar de comprender mejor este punto, Dennett utiliza otro ejemplo, tomado del filósofo John Austin. Imaginemos a un golfista que ejecuta un golpe al hoyo y falla. ¿Tiene sentido decir que, como el comportamiento estaba determinado, el fallo era inevitable? Para responder a esta pregunta, Dennett nos invita a pensar en dos variantes del ejemplo:

En la primera variante, el golfista utiliza sus mejores recursos intelectuales y físicos para ejercitar el golpe, y falla: en estas circunstancias, es razonable decir que el fallo era inevitable; en la segunda variante, el golfista está enfermo, o agotado, y falla el golpe: en este caso, parece razonable decir que el fallo no era inevitable, ya que si hubiera estado en plenas facultades quizá habría tenido la posibilidad de acertar el golpe.

¿Qué motiva la diferencia en nuestras intuiciones en el primer y el segundo caso?: la evitabilidad como concepto a aplicar en el nivel del diseño, no en el nivel físico. Como se apuntaba más arriba, mientras que en la primera variante no hay espacio para el rediseño del golfista (porque está dando lo mejor de que es capaz), en el segundo hay un espacio importante para el rediseño.

Parece claro que gran parte del comportamiento humano no es inevitable en el nivel del diseño: siempre hay espacio para el aprendizaje, para actualizar la información de nuestra persona y de nuestro entorno, y actuar de otras maneras.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: